Monthly Archivenoviembre 2017

PorSermijefe

¿El líder nace o se hace?

¿El líder nace o se hace?

Muchas veces hablamos de los rasgos que debe tener un líder como cualidades natas, inherentes a su personalidad. Eso hace que la mayoría del tiempo la gente crea que el “don de liderazgo” es algo con lo que se nace. ¿Es cierto eso o sólo es un mito? Intentamos descubrirlo en este artículo que he preparado para ti.

Los líderes que nacen

Es verdad que hay personas que desde su más tierna infancia demuestran una cierta facilidad para asumir roles de líder. Estas personas normalmente presentan características muy particulares como un gran carisma, confianza en sí mismos y una capacidad casi natural para aprehender y manejar el contexto que los rodea.

Por supuesto, cualquier característica nata que poseamos hay que desarrollarla, hay que aprender a manejarla correctamente. Difícilmente las personas que no se ocupen de aprender a dominar sus capacidades puedan utilizarlas para conseguir el éxito. Pero, entonces, ¿eso significa que los líderes se hacen? Veamos.

Lo líderes que se hacen

Más allá de que haya personas con rasgos naturales de liderazgo, hay que tener siempre muy en cuenta que el liderazgo no es una habilidad natural. Invertir tiempo y esfuerzo en ser eso que queremos ser es lo que determinará nuestro éxito en la vida. Por supuesto, esto es completamente válido en el caso de los líderes.

Siempre que haya una adecuada motivación y formación, las capacidades de un buen líder pueden ser aprendidas; a la vez que esos rasgos naturales para el liderazgo presentes en algunas personas pueden ser maximizados y aprovechados cuando se tiene la actitud y la disposición necesaria para aprender.

Los líderes nacen y se hacen

Teniendo en cuenta todo lo anterior, podemos concluir que sí, efectivamente, hay líderes que nacen, en el sentido de que cuentan con un carisma natural. Pero, la gran mayoría de los líderes positivos, esos que son capaces de guiar hacia el éxito a una empresa o proyecto, son personas que se hacen, que se forman para el liderazgo.

Y es por eso que debemos recalcar la importancia de la formación y el aprendizaje: el verdadero líder, independientemente de que nazca o se haga, es esa persona que está constantemente adquiriendo conocimientos y promoviendo cambios positivos en él y en su equipo.

 

PorSermijefe

5 claves sobre el “feedback” que todo líder debe practicar

5 claves sobre el “feedback” que todo líder debe practicar

Entre los ejercicios más importantes que tiene que practicar constantemente un buen líder se encuentra el de la retroalimentación, también conocido como “feedback”. Esto significa que un líder sea capaz de reconocer y dar la debida importancia a los aciertos de su equipo, así como también indicar de una manera constructiva esos aspectos en los que hay que mejorar para crecer.

Para que construyas una buena retroalimentación con tu equipo de trabajo o con tu entorno, hemos decidido preparar para ti 5 claves sobre el feedback que todo líder debe poner en práctica. ¡Allá vamos!

Olvídate de los regaños

Una de las cosas para las cuales nos sirve el feedback es para señalar esos errores que deben ser solucionados. Pero, esto siempre debe hacerse desde una actitud positiva, con disposición al diálogo. Confundir feedback con un regaño es un error muy común que no aporta nada en la búsqueda de soluciones.

La retroalimentación debe hacerse frecuentemente

Identificar los problemas rápidamente, así como señalar las cosas positivas en el momento adecuado, nos ayuda a progresar en el cumplimiento de nuestros objetivos, así como también ayuda a mantener un buen ambiente de trabajo. No esperes a tener reuniones trimestrales o semestrales para reconocer a tu equipo. El feedback es cosa de todos los días.

Busca soluciones

De nada sirve identificar los puntos en que se está fallando si no propones soluciones. Un buen líder debe ser capaz de aportar propuestas y, sobre todo, de dar ejemplos prácticos para la resolución de problemas.

El objetivo del feedback es el crecimiento

La meta que buscamos con la retroalimentación es que las personas de nuestro equipo se muestren receptivas y comprometidas a mejorar, a crecer constantemente. Es por eso que parte del feedback también es presentar oportunidades a las personas de tu equipo, para que cada una pueda destacar.

Virtudes antes que defectos

Esta es una regla importantísima para lograr un feedback positivo: si vas a mencionar un punto negativo sobre algún miembro de tu equipo, antes debes asegurarte de haber resaltado cada una de sus virtudes. Recuerda que la retroalimentación debe consolidar la autoestima de tu equipo.

¿Cuáles de estos consejos aplicas o aplicarás para mejorar el feedback con tu equipo de trabajo? ¿Conoces otros tips para consolidar una buena retroalimentación? ¡Compártelos conmigo!

PorSermijefe

Liderazgo y motivación: las claves para emprender con éxito

Liderazgo y motivación: las claves para emprender con éxito

Cuando hablamos de emprendimiento, surgen necesariamente los conceptos de liderazgo y motivación. Y es que, sin lugar a dudas, se trata de dos herramientas muy poderosas que, en gran medida, son determinantes para el éxito de cualquier proyecto.

No nos engañemos: emprender no es nada sencillo. Hacen falta horas y horas de trabajo, buenas ideas y una constancia que no todo el mundo posee. Los emprendedores exitosos necesitan motivarse todos los días, a ellos y a su equipo. Y, para lograr esto, deben ser unos buenos líderes positivos, que consigan que su entorno confíe en ellos y en su proyecto.

Sin embargo, sabemos que la motivación tiene sus vaivenes, al igual que la vida, y que es una tarea muy difícil conseguir motivarnos a nosotros mismos y a otras personas de manera constante.

Es por eso que hemos preparado unas claves que todo líder debería tener para que nunca pierda las ganas de emprender y de seguir adelante con su proyecto:

4 claves de motivación para emprendedores:

1.Emplea el tiempo necesario en las tareas adecuadas

Sí, es verdad: emprender es un trabajo de todos los días y de casi cualquier hora. Pero eso no significa que debas hacer todo a la vez. Emprender un proyecto es un trabajo gradual y, para mantener la motivación, es necesario que nos enfoquemos en cumplir objetivos concretos, dedicando el tiempo que requieren las tareas específicas que te ayudarán a alcanzar tus metas.

2.Emprender no puede ser una obligación

Cuando consideramos la idea de llevar a cabo nuestro propio proyecto de negocio, debemos estar muy seguros de que la idea y el campo en el que se desarrolla nos apasionan, nos gustan, y es a eso a lo que queremos dedicarnos.

Recuerda que es algo a lo que vas a tener que dedicar mucho tiempo y esfuerzo; así que difícilmente lograrás conseguir la motivación necesaria si lo que haces no te gusta o lo estás haciendo para complacer a otros.

3. Arriesgarse es la apuesta más segura

En un mundo donde hay precariedad laboral por doquier y las ofertas de trabajo son muy disputadas, atreverse a emprender es lo más sensato, aunque muchos te digan lo contrario.

Mantén eso presente cuando creas que te falta motivación. Emprender es tomar las riendas de tu vida, nada debería llenarte de más energía que la idea de que de ti depende asegurar tu estabilidad y tranquilidad.

4. No pongas el perfeccionismo como excusa

Querer hacerlo todo bien todo el tiempo es quizás el peor enemigo de nuestra motivación. No dejes que la idea de alcanzar la perfección te quite las ganas de moverte, de hacer las cosas que tienes que hacer. Los errores no son la base del fracaso, sino de la experiencia.

¿Qué secreto utilizas tú para conseguir ser un líder que mantiene su motivación? ¡Comparte tus experiencias con toda nuestra comunidad!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PorSermijefe

Tipos de liderazgo: las 5 clases de líder que podemos ser

Tipos de liderazgo: las 5 clases de líder que podemos ser

Muchas personas tienen la errónea creencia de que sólo hay un tipo de líder. Comúnmente, asociamos esta palabra a un hombre o mujer que tiene unas cualidades muy bien definidas, como gran carisma o capacidad de acción. Pero, lo cierto es que los tipos de liderazgo son muy diversos: todos tienen sus ventajas y desventajas, además de que todos cumplen un rol importante en los contextos indicados.

¿Quieres saber cuáles son los diferentes tipos de liderazgo? ¡Te invitamos a que no te pierdas este artículo que hemos preparado para ti!

Liderazgo participativo o democrático

Un líder participativo es aquel que cree en el diálogo y que es capaz de tener en cuenta todas las opiniones del grupo para sacar las mejores ideas de trabajo. Esto hace que todos los miembros de un equipo se sientan valorados y tomados en cuenta.

Sin duda alguna, este es un tipo de líder muy buscado y querido; además de que es imposible no afirmar que cuenta con muchas ventajas. Aunque, tampoco podemos dejar de lado que, cuando la mayoría de las cosas se manejan por consenso, es muy fácil no llegar a un acuerdo unánime y que tiemble la estabilidad del grupo. El líder participativo debe hacerse con muchísimas herramientas que le permitan forjar y mantener en su equipo un espíritu de colaboración y armonía.

Liderazgo autocrático

Este es un tipo de liderazgo muy común. Es bastante sencillo: el líder autocrático es esa persona que concentra todo el poder en sí mismo. Sus decisiones muy pocas veces son cuestionadas, así que el grupo se encuentra subordinado a sus directrices.

Las desventajas de este tipo de liderazgo son muy obvias, empezando porque es muy peligroso que un equipo sólo tenga que acatar órdenes: las personas tendrán muchos motivos para sentirse poco integradas. Sin embargo, en ambientes con alta presión y donde las decisiones tienen que tomarse muy rápido, el liderazgo autocrático tiene sus ventajas.

Liderazgo delegativo

Hay líderes que no necesitan controlar todo a su alrededor y que, habiendo formado un buen equipo de trabajo, confían en las capacidades de su personal. Son ese tipo de líderes que tienen la postura del “laissez-faire” o “dejarlo ser”. A esto nos referimos cuando hablamos de liderazgo delegativo.

Por supuesto, tenemos que hacer hincapié en que el grupo de trabajo tiene que ser muy calificado y experimentado para que este tipo de liderazgo surta efecto. De lo contrario, podrían surgir problemas de productividad, debido, principalmente, a que la gestión y seguimiento de los objetivos no sean controlados eficazmente.

Liderazgo transformacional

Hay personas que, además de poseer una gran visión de qué objetivos hay que trazar y cómo llevarlos a cabo, también cuentan con el gran don de conseguir que sus empleados se transformen en pro de un proyecto en común.

Lograr esto no es nada sencillo. Las personas que deseen convertirse en líderes que transformen deben ser capaces de ganarse el respeto y la confianza de quienes los rodean.

Liderazgo transaccional

Por último, tenemos el liderazgo transaccional. En este caso, la herramienta del líder para cohesionar a su equipo es el intercambio: a cambio de cumplir las directrices establecidas por él, sus seguidores obtienen diversos tipos de beneficios.

Aunque este tipo de liderazgo puede ser maravilloso a la hora de emprender un proyecto, también hay que tener en cuenta que, a largo plazo, puede volverse bastante predecible, por lo que los niveles de compromiso del grupo se verían disminuidos.

¿Y tú? ¿Qué clase de líder eres o quieres ser?