Como cada amanecer

PorSermijefe

Como cada amanecer

Balanceó la cuchara sobre el café, como cada amanecer. Ligado a los mismos compañeros de cada día: una taza, una mesa y un asiento debilitado por los años, como cada amanecer.

Solo, triste, desconfiado y vulnerable, ya no recordaba su última sonrisa, como cada amanecer.
Se decía a sí mismo: ¿para qué sonreír? No hay motivos!, como cada amanecer.
A la mañana siguiente, al despertar, comenzó a buscarse por toda la casa y no se encontraba en ninguna de las estancias.

Sólo le restaba por mirar el salón y, ¡para su sorpresa! se descubrió convertido en una mesa, por vez primera en un amanecer.

No te conviertas en una mesa. ALÉGRATE por respirar, por disfrutar de tus hijos, por amar y admirar a tu mujer, por un vaso de agua, por un beso, por una buena conversación, por una duda, por disfrutar de tus padres, de tu familia, de todos los que te quieren de verdad, y, recuerda brindarles continuos momentos felices para que siempre ansíen estar contigo.

Y sobre todo, gústate, quiérete, mímate, anímate, aliéntate, confía en ti, no temas nada y VIVE con la alegría de saber que no eres una mesa, como cada amanecer.

Sermijefe.es

About the author

Sermijefe administrator

Deja un comentario