Estrategias Infalibles Para Vender más

PorSermijefe

Estrategias Infalibles Para Vender más

 

Escuchar, no prejuzgar. Intentemos hacerlo hasta el final.

Si el cliente se eterniza hablando o se dispersa, nuestro GPS son las preguntas.

Realicemos preguntas buscadoras del SÍ. Aunque sean obvias, necesarias para que nuestro cliente diga SÍ y se sienta escuchado y comprendido.

Ser lo más objetivo posible con el problema que el cliente plantee. Seamos neutrales.

Ser duros con el problema y blandos con las personas y a veces con las malas formas, producto del enojo (pongamos límites y hagámonos respetar con tacto).

Centrémonos cuanto antes en el problema.

Si hay solución digámoslo cuanto antes: “Tenemos una solución”

Nuestras palabras generan imágenes en la mente del cliente, si son positivas todo cambia.

Pongamos límites al vaciado emocional o desahogo del cliente.

Preguntemos: ¿quiere que lo solucionemos? si la respuesta es afirmativa caminemos hacia la solución y olvidemos el pasado.

Pidamos disculpas, en esto tienen mucho que mejorar los comerciales. Que sea sincero, no hay que ponerse de rodillas ni flagelarnos. Somos humanos y todos cometemos errores.

No minimicemos el problema del cliente. Para él su queja es importante y por ende lo es para nosotros.

Hablemos en primera persona del plural, somos parte de la empresa y facilitadores de soluciones y de la satisfacción del cliente.

Desterremos el usted cuando formulemos preguntas, traslademos la responsabilidad hacia nosotros. Así el cliente no se sentirá responsable del problema . Ejemplo: ¿en qué factura le cobramos….? ¿Desde cuándo tenemos la avería?…..aunque luego sea causa cliente.

 

Agradezcamos de manera sincera las reclamaciones, alivia tensiones y hace que nuestro cliente se sienta importante.

Para vivir mejor y ser MEJORES PROFESIONALES, tengamos una actitud positiva y buscadora de soluciones.

Si no hay solución o no le podemos dar al cliente lo que nos demanda, formulemos lo que ofrezcamos en positivo. Ejemplo: “le puedo ofrecer”… “Lo mejor que le podemos ofrecer es…” El NO es una losa para la mente del cliente y genera conflicto en la conversación.

Pongámonos en su lugar, ¿cómo nos sentimos cuando nos dicen NO? Empatía…..

Si decimos NO, nuestro cliente se sentirá atrapado en ése NO y cualquier alternativa que ofrezcamos no servirá de nada.

No intentemos cambiar al cliente ni le corrijamos nada. De nada sirve, ganamos la razón y perdemos al cliente.

Ya lo decía Víctor Frankl: "Cuando uno no puede cambiar las circunstancias que le rodean el reto está en cambiarnos a nosotros mismos".

 

About the author

Sermijefe administrator

Deja un comentario