Liderazgo Personal: Cómo ser un buen Líder de adentro hacia afuera

By in
Liderazgo Personal: Cómo ser un buen Líder de adentro hacia afuera

¿Cuántas veces has escuchado la frase: “No puedes dar lo que no tienes”?

Pues bien, cuando hablamos de cómo ser un buen líder, un líder cuyas acciones inspiren a los demás a aprender más, hacer más y ser mejores, primero debes tener un buen dominio sobre tus propias habilidades de Liderazgo Personal.

Este es uno de los mayores desafíos que enfrentan los líderes futuros y actuales: el ser capaces de guiarse a sí mismos, antes de tratar siquiera de guiar a otros. Tener bases firmes y claras sobre tus propios valores, preferencias, forma de trabajar, comunicarte y hacer las cosas en sentido general, sobre todo en tiempos de presión, dificultades y estrés, es un paso vital hacia este propósito.

En conclusión, se trata de hacerte responsable de todos los aspectos de tu vida y ser tu propio director. Se trata, además, de diseñar, crear y alcanzar el futuro que deseas.

En el artículo de hoy, vamos a descorrer la cortina que develará tus habilidades personales y directivas, comenzando por cómo guiar a tu seguidor más importante.

¡Sigue leyendo!

Primer paso: Desbloquea tu Líder Interior

Si quieres convertirte en un líder de reputación para otras personas, primero tienes que demostrar que puedes dirigir a tu seguidor más importante… ¡Tú mismo!

Sin embargo, para fortalecer tus habilidades de liderazgo interior, primero debes ser capaz de liberar el potencial inherente en ti, sacar a la luz toda la energía y capacidad que ya posees y que, la mayoría de las veces, o no utilizas en absoluto, o no utilizas en su máxima expresión.

Desafortunadamente, desde niños, nos acostumbramos a escuchar las palabras: “No”, “no lo hagas”, “no puedes hacerlo”. Muchos de nuestros padres nos instaban a mantenernos callados, a no molestar a los adultos haciendo preguntas tontas.

Este comportamiento siguió en las escuelas, cuando nuestros maestros nos decían qué podíamos hacer, qué no podíamos hacer, y qué era posible hacer. El sistema de educación tradicional no enseña a los alumnos a convertirse en líderes, o a ser creativos, independientes y autosuficientes.

Entonces, desarrollar el líder que hay en ti y vivir tu vida al máximo, requiere de un proceso de desaprender mucho de lo que nos enseñaron.

Tu elección es ser valiente y desbloquear la puerta de tu ático interior, donde descansan los sueños de tu infancia, la curiosidad que va a permitir que te liberes de las creencias limitantes acerca de tu carácter, personalidad e inteligencia emocional, para que puedas descubrir tu verdadero potencial.

De esta forma, aprenderás a darle forma a tu comportamiento exterior de liderazgo, a través de un núcleo interior estable.

Como ocurre con cualquier otra habilidad, llegar a dominar el Liderazgo Personal requiere de mucha práctica regular, así como de guía y orientación para poder cerrar la brecha entre el aprendizaje y la acción.

Segundo paso: Reconoce las habilidades de Liderazgo Personal

Como mencionaba anteriormente, las habilidades de Liderazgo Personal requieren de práctica y dedicación. Es un viaje de toda la vida, porque siempre debes seguir desarrollando tus habilidades. Siempre es posible alcanzar un nuevo potencial.

A continuación, verás 9 habilidades que te ayudarán no solo a despertar, sino también a robustecer el Líder que hay en ti, y a reavivar tu pasión por la grandeza:

  1. Disciplina: Nada sucede en el mundo sin disciplina, ya sea grande o pequeña la tarea que tengamos por delante, todo comienza con nuestro compromiso a seguir por un camino no siempre libre de obstáculos.

La disciplina nos ayuda a levantarnos de la cama todos los días, así como también a prolongar y finalizar nuestros proyectos de vida. Es necesario mantener la disciplina cuando empezamos, mantenerla a largo de nuestros objetivos y planes, y terminar nuestros proyectos con disciplina.

Para ser un finalista, es necesario ser disciplinado.

  1. Automotivación: La automotivación es una acción física. Creer en ti o en tus proyectos no es suficiente. Sentirte bien acerca de ti o de tus proyectos no es suficiente. Es necesario que la motivación tenga lugar. Es necesario que conozcas la acción precisa que debes tomar, y así llevarla a cabo.

La automotivación, sin embargo, es conducida por nuestras emociones. Sólo nosotros podemos motivarnos a nosotros mismos. Si eres capaz de motivarte a ti mismo y de transmitir tu mensaje de forma consistente, entonces serás capaz de motivar a los demás, mediante un proceso estratégico de automotivación que ocurre dentro de cada uno de nosotros.

  1. Habilidades Emocionales: Se trata de conocer nuestros sentimientos y utilizarlos para tomar las decisiones más acertadas. Ser capaces de manejar nuestras emociones negativas, como la depresión, la angustia o la ira, e impedir que estas nos paralicen en el logro de nuestras metas. Se trata de persistir frente a los contratiempos y ser capaz de encauzar nuestros impulsos.

Las habilidades emocionales tienen mucho que ver, además, con la empatía. Saber leer lo que sienten las otras personas, sin que estas tengan que expresarlo en voz alta. Manejar los sentimientos en todas las relaciones, ya sean familiares, de amistad o de trabajo, para que fluyan con habilidad y armonía.

  1. Realiza un análisis DAFO sobre ti mismo: El análisis DAFO, usualmente utilizado por grandes multinacionales, también puede ser aplicado en ti mismo.

Incluye tus Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades, como una forma de ganar acceso al conocimiento sobre ti mismo, la evocación y la honra de ti mismo.

Empieza por tus Fortalezas, incluyendo tus logros.

Después escribe tus Debilidades, y qué necesita ser mejorado. Asegúrate de incluir todas las dudas, ansiedades, miedos y preocupaciones que puedas tener. Son los demonios y dragones que te impiden realizar tus metas y, al sacarlos a la luz, tienes la oportunidad de darles muerte.

Luego haz una lista de todas las Oportunidades que veas disponibles para ti, utilizando tus Fortalezas.

Por último, escribe todas las Amenazas u obstáculos que te impiden avanzar actualmente o que piensas que puedas encontrar a lo largo del camino hacia la realización de tus sueños.

  1. Rutinas y Rituales: El propósito de las rutinas y rituales cotidianos es ayudarte a crear fuertes hábitos en tu vida. Pequeñas acciones que realizamos en horarios fijos o como secuencias desencadenantes, mantienen tus habilidades de Liderazgo Personal rotando como motor en buen funcionamiento.
  2. Humildad y Gratitud: El liderazgo empieza con humildad. Para ser un líder exitoso, primero debes ser humilde y estar dispuesto a servir a los otros. La humildad empieza dentro de ti mismo, y te abre las puertas hacia una incesante curiosidad, un hambre de conocimientos infinita y mansa gratitud.

Ser agradecido influye en muchas áreas de nuestra vida, por ejemplo, en el aumento de tu determinación, entusiasmo, atención y energía. También te hace más optimista y, lo mejor de todo, no cuesta nada.

  1. Intencionalidad: De ningún modo puedes llegar a ser un Líder Personal fuerte sin ser deliberado, o intencional, en cada cosa que hagas.

Ser deliberado requiere de reflexión y planificación, esfuerzo y dedicación, compromiso y acción.  No puedes conducir a ciegas cuando intentas llegar a la meta que deseas en la vida. Es necesario que asegures cada paso de manera intencionada.

  1. Perseverancia: La victoria será de aquellos que la desean más y se esfuerzan el mayor tiempo posible para alcanzarla. Ahora que tienes un sueño, asegúrate de tomar acción de forma consistente todos los días. Mi recomendación es que hagas al menos cinco actividades diarias que te acerquen un poco más a tu sueño.

Tercer paso: Vence los desafíos de tu Líder Interior

Existen tres factores determinantes en la subsistencia de tus habilidades de Liderazgo Personal. Cada día nos enfrentamos a nuevos desafíos, y es necesario que contemos con un sistema que nos ayude a vencer los obstáculos.

El primer desafío es tu forma de pensar.

Tu forma de pensar acerca de cualquier tema será la base de tu éxito en esa área en particular. Una actitud positiva hacia el Liderazgo Personal y tomar decisiones que sean en tu mejor interés, son los pasos iniciales para moldear tu aptitud.

Tener expectativas positivas acerca de los resultados que vas a obtener cuando tomas decisiones en tu mejor interés, y fijar los objetivos para obtener esos resultados positivos, forman parte de tener una disposición mental positiva acerca de tus habilidades de liderazgo.

El miedo al fracaso, aquí, no tiene lugar.

Los líderes deben enfrentarse todos los días a la toma de decisiones, al miedo a tomar decisiones equivocadas o a ser criticado.

Al cambiar tu forma de pensar, serás capaz de enfocar tus retos y los de tu equipo de forma clara, precisa y global. Será tu arma para garantizar el éxito, y tu base de lanzamiento para aprender incluso de los fracasos y ser más efectivo.

El segundo desafío es tu energía.

¿Cuánto tiempo dedicas a renovarte y vigorizarte cada día? El poder transformador de tu energía es lo que te va a impulsar a tomar las decisiones que te guíen por el camino más conveniente para ti mismo.

En ocasiones, cuando el día ha sido demasiado agitado y queremos lidiar y solucionar todos los problemas a la vez, debemos detenernos, hacer un alto para “reenergizarnos” y volver a emprender nuestras tareas con un objetivo más claro en mente; solo así seremos capaces de mantener el enfoque y llegar a realizarlo.

El tercer desafío es tu sistema de apoyo.

Tener fuertes habilidades de Liderazgo Personal no significa que debas transitar el camino solo.

Puedes contar con una serie de personas que te apoyen a través de la toma de decisiones en tu mejor interés. Estas personas pueden ser colegas de confianza, familiares y amigos, cualquiera que tú definas como parte de tu círculo de personas más allegadas, las personas que te conocen y en las que más confías. Personas de las que puedes tomar ideas, desahogarte, o buscar asesoría y consejo.

Esto, a su vez, se traduce en que seas un mejor líder en tu trabajo, negocio u organización. Todos sabemos la importancia de tener conexiones fuertes en nuestras carreras. Personas que puedan abogar a favor de nosotros, escucharnos, ayudarnos, y por quienes nosotros haríamos lo mismo. La fortaleza de tus habilidades de Liderazgo Personal requiere de las mismas conexiones.

Cómo el Liderazgo Personal beneficia tu vida, empresa u organización

Para terminar este artículo, te propongo una última reflexión sobre todo lo que puedes lograr a través del Liderazgo Personal.

Ten en cuenta que el liderazgo es comúnmente asociado con características individuales como la facilidad de expresión y desenvolvimiento, la aptitud, la inteligencia y el carácter. Por otro lado, numerosos estudios demuestran que los líderes transformacionales –aquellos que inspiran y reúnen seguidores– son mejores líderes y sus equipos trabajan con mucho mayor rendimiento.

Además, el Liderazgo Personal te ayuda a:

  • Ser más eficiente y productivo: Cuando aprendes a manejar tu mente correctamente, a dominar tu enfoque por encima de tu tiempo, y tu energía por encima de tu esfuerzo, esto resulta en que logras más con menos. Se trata de alcanzar un balance entre el trabajo de calidad y el tiempo de calidad.
  • Conseguir mejores resultados de forma consistente: Si bien el Liderazgo Personal tiene mucho que ver contigo, por otro lado, un líder exitoso también produce mejores resultados para su negocio o empresa.
  • Maximizar la gestión de equipos: Practicar el Liderazgo personal significa que no solo sabes con toda certeza lo que haces bien, sino que tienes una comprensión global de por qué lo estás haciendo. Al mejorar tu enfoque interior, también mejora tu equipo, tu organización, tu compañía y sus resultados.
  • Desarrollar habilidades directivas: Las personas, de forma inherente, responden positivamente ante un buen liderazgo.

La capacidad de liderazgo se podría resumir en la obtención de resultados y la resolución de problemas; sin embargo, va mucho más allá. Un buen líder es capaz de motivar a los demás a alcanzar grandeza, a desarrollar sus mejores valores y dirigirlos hacia una meta definida por el bien común.

Para que una organización alcance sus objetivos operacionales y estratégicos, es esencial que todas las relaciones de trabajo sean saludables y productivas y se perfeccionen continuamente. Los líderes de la organización son los encargados de garantizar que este sea el caso.

***

Esperamos que este artículo te ayude a conocer y mejorar tus habilidades personales, y aprovecharlas al máximo para mejorar tu vida y la de todos los que te rodean, incluyendo las entidades en las que trabajas.

Ahora queremos saber sobre ti.

¿Qué retos has enfrentado a la hora de desarrollar tus habilidades de Liderazgo Personal? ¿Mantener la motivación a lo largo del tiempo? ¿Desarrollar un sistema eficaz de autodisciplina? ¡Comparte tus dudas y experiencias con nuestra comunidad!



Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *